Bienvenidos a la Web de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Sanlúcar de Barrameda. C/ San Juan nº 49. Teléfono 956 360 540 Optimizada para Mozilla Firefox e Internet Explorer superior al 6 -

   
  Parroquia Ntra. Sra. del Carmen Sanlúcar de Barrameda
  Seminario Asidonia - Jerez.
 

 

El seminario es el lugar privilegiado donde el Señor ha reunido a los que llama para el ministerio sacerdotal”. 
 

“La vocación es una llamada de Dios que se traduce en un deseo interior de seguir de cerca a Jesucristo y realizar la misión de acercar los hombres a Dios”.

  

                                               Fray  Carlos Amigo Vallejo.      
            

                                               Cardenal y Arzobispo Emérito  de Sevilla.


"Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies." Mt 9, 38.



Semillas de Esperanza.

Pascua 2001.

Cuando el catequista lo puso en mis manos, algo misterioso emanó de él, subiendo desde las palmas hasta producir un pequeño estremecimiento aquí, en lo más hondo. El sobre decía: "SEMILLAS DE ESPERANZA". Las siembra Dios en tu corazón. Acógelas y cuídalas con la oración. Reza todos los días por las vocaciones y los seminaristas".

Yo lo tomé al pie de la letra, pensando que había una correspondencia, una conexión física entre oración y vocaciones, de modo que si yo hacía nacer y crecer la semilla, Dios haría surgir vocaciones: una semilla, una vocación; tantas semillas, tantas vocaciones.

Como para mí estaba claro, me dediqué con ahínco a la tarea y recé con toda la intensidad de que era capaz, fijos los ojos en la tierra de la maceta. Estaba seguro de que esta fuerza que yo aportaba se mezclaba misteriosamente allá abajo con la tierra, la humedad y la acción de Dios y entre todos produciríamos el milagro.

Efectivamente yo tenía razón al intuir un compromiso de Dios de "a vocación por semilla", porque, al tiempo que una brizna emergía de la tierra, algo comenzó a despertarse dentro de mi: Dios también cumplió su parte.

 

Aquel frágil tallo hoy se ha convertido en un árbol. Para no mentir, bastante misterioso, es decir, a la vez fuera de lo común y maravilloso. De sufrir otoños prolongados -¡a veces dos o tres seguidos!-, suele pasar a primaveras espléndidas que estallan de un día para otro. A veces buscas frutos y no encuentras mas que hojas, pero en otras ocasiones las ramas están a punto de desgajarse. Incluso en el más crudo de los inviernos conserva unos pocas hojas perennes que siguen haciendo subir la sabia desde las raíces, para ofrecer un poco de sombra, cobijo y alimento a los que puedan necesitarlos.

Y es que ahora comprendo mejor el significado de aquel primer estremecimiento: allá en lo profundo, debajo de lo que pueden ver los ojos, se siguen encontrando mi oración y la mano de Dios. Ambas continúan alimentando este árbol de mi vida, con sus otoños, sus primaveras...

Lo que te digo, a la vez ciertamente un poco extraño y ciertamente maravilloso.

José Palomas Agout.




 Haz click  sobre la imagen

para acceder al mismo.



 
 

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
IR ARRIBA